El gobierno ruso tiene un sistema de intercepción en territorio sirio capaz de derribar aviones y misiles a más de 248 millas de distancia.  El gobierno de Vladimir Putin afirmó que lo usará en caso que EEUU ataque el país.