Maty Muy, a Guatemalan immigrant, went to an ICE office to renew her work permit and wound up facing a nightmare. Her husband was detained and she got an ankle monitor. She now fixes tires in the family’s shop and fights to remain in the United States, where their son was born. Her case reflects how deportation priorities have shifted under Trump.

In Spanish

Maty Muy, una inmigrante guatemalteca, fue a renovar un permiso de trabajo a una oficina de ICE y acabó viviendo una pesadilla: a ella le pusieron un grillete y a su esposo lo detuvieron. Ahora, cambia llantas en el taller familiar y lucha para que ambos puedan permanecer en EEUU, donde nació su hijo. Su caso es una muestra del drama que viven algunas familias con el cambio de prioridades de deportación.